Condena en Valladolid a un protésico dental por un delito de intrusismo profesional

Fuente: Consejo General

El Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid ha condenado a un protésico dental por un delito de intrusismo profesional. Según dicta el juez en la sentencia, en agosto de 2016, el acusado, propietario de un laboratorio dental ubicado en Valladolid, llevó a cabo varias actuaciones e intervenciones médicas propias de los dentistas en la boca de un paciente: le tomó medidas en la cavidad bucal, le aplicó un relleno en la prótesis superior y añadió un diente en la inferior. El paciente tuvo que volver en diversas ocasiones a dicho laboratorio debido a los dolores que sufría y, además, pagar 240 euros por las intervenciones.

Ante esta situación, el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región se personó como acusación particular, ya que los hechos relatados son constitutivos de un delito de intrusismo profesional al carecer el acusado de la titulación académica oficial requerida para realizar las acciones antes citadas.

El fallo del Juzgado condena al acusado a una pena de 12 meses de multa con una cuota diaria de 3 euros (1.095 €), a indemnizar con 240€ euros al paciente que atendió y a pagar las costas procesales. La sentencia es firme ya que ambas partes mostraron su conformidad.

El Dr. Óscar Castro Reino, presidente Consejo General de Dentistas, insiste en la necesidad de acudir siempre a un dentista colegiado para tratar cualquier problema en la cavidad oral y, si tiene la más mínima duda al respecto, consultar en el Colegio de Dentistas de la provincia si el profesional que le atiende está colegiado y, por tanto, capacitado para ejercer legalmente la Odontología. “El protésico dental no tiene labores asistenciales asignadas puesto que no tiene ni los conocimientos ni la titulación requerida para ello. Y, si lo hace, está cometiendo un delito y poniendo en riesgo la salud de los pacientes”, zanja el máximo responsable de la Organización Colegial de Dentistas.

Asimismo, el Consejo General de Dentistas solicita a las autoridades competentes que se tomen las medidas pertinentes para endurecer las penas por este tipo de delitos para que sean verdaderamente disuasorias.